viernes, diciembre 01, 2006

¿Por qué asustarse?


Un nuevo miembro de la familia humana es pura ganacia; no sólo otra boca, sino cerebro, manos y espíritu, con sus talentos para aportar a todos. ¡Alegrémonos cada vez!

6 comentarios:

Mugget Y. García (MYG) dijo...

Yo me quedé con las ganas de tener más hijos, pero mi marido no quiere, ¿pensará que es mucha carga para él?,

Me consuela el ir a visitar hogares con niños desamparados,
¿será que me hace falta darle cariño, o me hace falta a mi, el que me den de ese cariño puro y lindo que siempre habita en un niño?

Mugget

Alemama dijo...

Como dice Mugget, un niño trae aparejadas alegrías que sólo conoce el que se arriesga.

Mugget dijo...

De algo me he percatado yo en la vida, que cuando tratas algo con respeto, de lejos, a la larga te toca, te llega, y para sorpresa tuya, lo vas a cuidar y apreciar como algo sagrado y sublime, muy respetado en tu vida.

Mugget

www.logosjuris.blogspot.com

alida dijo...

Siempre me da una emoción cuando nace un nuevo miembro en la familia
Feliz fin

Marta Salazar dijo...

toda la razón!

café cortado dijo...

Este post lo hice porque hay tantos que ante la impresión de una falla del "paracaídas" que no tenían comntemplada, se asustan. Eso pasa en el primer momento, o hasta los tres meses, dicen los que estudian el asunto. Luego, se asume y el resto es pura ganancia en muchas áreas, incluyendo el género humano que sale enriquecido.
¿Hijo no deseado? no creo. Puede que padres aproblemados, pero como en todo, por el camino se arregla la carga, ¡y qué bella carga!

ir arriba