viernes, junio 15, 2007

Regresiones.


La suavidad del sueño nos lleva de regreso al olvido, seguridad e inocencia intrauterina


10 comentarios:

Naty dijo...

Mirándola bien mi cama y el útero de mi madre son algo parecidos (al menos igual de calentitos)... Quizás por todo lo que dices me guste tanto dormir (no es holgazanería, que se sepa :P)

PAZ TRAVERSO dijo...

Lo curioso es que hay gente que le cuesta dormir , que sufre de insomnio y despues no puede volver a dormir .
Es raro esto del sueño.

Irma dijo...

Fui tu visita 4000.

Erika Contreras dijo...

Ué rico es dormir ,yo creo que es por lo que planteas.
erika

JHWH dijo...

Duermo cuando sueño lo que no existe;
me despierto cuando sueño lo que puede existir.
PESSOA en "El libro del desasosiego".

Juan Rubio dijo...

Es el mejor momento del día, acurrucado en tu almohada como si estubieras de nuevo en la oscuridad de la barriga de tu madre. Un sueño donde al final se ve la luz (del día)
Gracias por el café,

lulu dijo...

¿"Seguridad intrauterina"? Hoy se ha transformado al útero en uno de los lugares más desprotegidos y peligrosos para los inocentes.

alida dijo...

Que divino es soñar, dormido o despierto
Un abrazo desde mis uffsss

Leandra dijo...

Una cama abrigada y penumbra una tarde de invierno equivalen a la felicidad absoluta... Es una buena conexion la que has hecho :)

Noa- dijo...

A pesar de sus años, a mi hijo le encanta tumbarse con su cabeza sobre mi vientre. Y para que vamos a negarlo, a mi también. Es como volver a sentirlo dentro, muy dentro de mí.

Saludos

ir arriba